Si tienes la gran suerte de estar en Bogotá en agosto hay un evento que gira en torno a la comida que no te puedes perder. Puede que seas un amante de los buenos sabores y olores gastronómicos, que seas un glotón, un comelón o, simplemente, un antojado; no importa, el Festival Alimentarte es para ti.
El encuentro se realiza en el Parque El Virrey, en el norte de la ciudad, pero es muy fácil llegar desde cualquier parte de la capital colombiana, ya sea porque te lleva un amigo o tomas un taxi o incluso en un bus de Transmilenio. El Virrey es una zona muy concurrida y con muchos accesos así que no tendrás problema para llegar. Una vez allí, que es un pequeño pulmón verde de diez hectáreas en una ciudad llena de edificios, te sentirás en tu salsa (literalmente). Los colores, los olores y los sabores de las pequeñas tienditas del festival te van a hacer babear.
Alimentarte es considerado uno de los eventos gastronómicos más importantes del año y a él asisten algunos de los mejores chefs y pasteleros de Colombia, así que es recomendable llegar con el estómago vacío porque seguramente te vas a antojar de todo. Se paciente, escoge bien tus platos y ¡ve por ellos! Eso sí, te recomendamos, no comas el primer plato que veas, es muy posible que después encuentres algo que te guste más. Hay para todo el mundo y todos los gustos. De sal y de dulce.
El festival es gratuito y muy concurrido y el sistema es por cupones de comida que compras en casetas distribuidas por todo el parque y que verás fácilmente una vez estés allí. Es como esos viejos festivales que hacían en los colegios los sábados. Esa es la única forma de pago, así que, cuando hay muchas filas debes ser paciente. Pero vale la pena. Créenos.

Esta maravilla de la comida empezó como festival en el 2002 y desde entonces se ha realizado anualmente. Un éxito total. Normalmente está abierto por dos semanas, casi siempre en agosto, aunque las fechas de cada edición varían por lo que es importante que te asegures cuáles son los días exactos en los que se realiza.
Alimentarte se divide en dos momentos. La primera semana se denomina El mundo con boca, y allí los expositores y sus platos se enfocan en la comida internacional de los países invitados. En versiones pasadas los invitados han sido Francia, Argentina, Perú e Italia, entre muchos otros. Esa semana también tiene una especie de tour por restaurantes de comida nacional e internacional que preparan comidas para chuparse los dedos. Vale la pena advertir que siempre es de la mejor calidad e incluye lugares reconocidos incluso con estrellas Michelin.

La segunda semana se denomina Colombia sí sabe y se dedica a los exponentes gastronómicos del país. Ahí puedes degustar los platos típicos como el ajiaco, el pescado frito o la bandeja paisa. Este último es uno de los platos preferidos, aunque es bien cargado, así que debes tener un estómago fuerte y hambriento. Incluye fríjoles, arroz, chicharrón, patacones, chorizo, morcilla, huevo y aguacate. Un espectáculo para los ojos y para la boca. Atento, que esta es la oportunidad perfecta para probar los sabores que hicieron famosa la gastronomía colombiana.

En el festival tienen espacio cerca de 200 restaurantes muy conocidos por los bogotanos. Es una oportunidad para probar sus platos, para acercarse a otro tipo de comida que quizá, en el día a día, no piensas probar. Pero además es una forma muy eficiente para popularizar lugares que a veces están reducidos a círculos muy exclusivos. Hay que aprovecharlo. Los precios son más accesibles pero la calidad no baja.
Además, como la comida va más allá de los platos locales y se ofrecen experiencias gastronómicas internacionales (puede ser comida peruana o brasileña o española…), los sabores que llegarán a tu boca serán únicos. Puede que sientas en tu paladar algo totalmente nuevo. Y eso, para ser honestos, no tiene precio.
Pero esto no se trata de un grupo de restaurantes cachés vendiendo al aire libre. Esta es una feria y se comporta como tal. Hay cientos de puestos de comida que puedes recorrer de la mano de tus familiares o amigos o novia o novio mientras te tomas un café, pruebas una tortica o compras un pincho de carne.
Además, hay bailarines por todo el lugar y cantantes en tarimas dispuestas a una distancia suficiente para que no te retumbe la cabeza. Acá la protagonista es la comida. Y tu. Incluso, como todo el mundo anda en buena onda durante Alimentarte, es un lugar perfecto para conocer gente y hacer nuevos amigos.
También puedes comprar verduras y frutas frescas en una especie de mercado campesino que hace parte del evento pues uno de sus objetivos es concientizar sobre la importancia de comprar y consumir productos locales y apoyar a las comunidades que los cultivan. No se hace muy difícil este propósito pues Colombia se destaca por sus buenos y sabrosos productos. Cuando te comas una deliciosa granadilla o pruebes las papas criollas fritas, nos darás la razón.
Alimentarte también pretende educar a los visitantes en temas como el reciclaje y el cuidado del medio ambiente, algo fundamental en este país, por lo que hay varias conferencias que, tradicionalmente, se hacen en la segunda semana del evento. Cada año hay un enfoque distinto en las charlas, así que hay que estar atento.
Ya para cerrar, un dato que le da aún más sentido a todo y que te dará más razones para no perderte Alimentarte. El festival es organizado por la Fundación Corazón Verde, la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica, la Alcaldía de Bogotá y el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo; todo con el objetivo de recaudar dinero para la Policía Nacional y sus familias que han sido afectadas por el conflicto armado. La plata irá a parar a un fondo para vivienda y educación en esta gran causa.

¡No esperes más para tu próximo viaje!