Pereira tiene una joya escondida de la que sus habitantes -y en general todos los colombianos- están muy orgullosos. Si bien es muy conocida por los pereiranos, los extranjeros la desconocen, pero eso está a punto de cambiar.

Se trata del Valle del Cocora, en medio del parque Nacional de Los Nevados, uno de los lugares naturales más increíbles de toda Latinoamérica con casi 600 kilómetros cuadrados de bosques y vegetación nativa.

El paisaje que vas a ver en Cocora es indescriptible. Parece un descansador de pantalla de tu computador. Es una zona montañosa, con decenas de tonos de verdes y enormes palmas de cera que son su principal característica. Si quieres ir a realizar una buena caminata este es el sitio ideal.

Caminar Cocora te puede llevar entre cinco y siete horas, dependiendo tu estado físico -y de cuántas hamburguesas te hayas comido en los últimos meses- pero tranqui que el sendero es en su mayoría plano, con algunas escaleritas. Así que no tienes que ser un atleta consumado para ir a este paraíso y si bien debes cuidarte de algunos lugares resbalosos por la lluvia que es frecuente, los podrás superar con unos buenos tenis, o mejor, un par de botas.

El lugar tiene varias rutas por las cuales puedes ir. La más popular es el camino menos escarpado, que sigue las manecillas del reloj, y que te da una vista increíble de todo el Valle. Las más difícil es justo al contrario de las manecillas, si es que quieres experimentar algo un poco más aventurero y estás en mejor condición física. Igual relax, que no tienes que tomar la decisión ya. Puedes ir al lugar y, una vez allí, pedirle consejos a los que están caminando o a algún funcionario del parque.

Una vez adentro te vas a sorprender con los animales. Los dos más característicos son los colibrís y los loros orejiamarillos. Dos hermosuras que parecen salidos de una pintura y que estarán revoloteando a tu alrededor durante buena parte del día. Eso sí, si eres amante de las aves, asegúrate de llevar una buena cámara y un buen lente teleobjetivo que te ayude a tomar fotos que en ninguna otra parte del mundo podrás tener. Si eres más de los chicaneros, entonces con el celular bastará para tus fotos de Instagram.

Verás también puentes colgantes y las famosas palmas de cera, algunas de las cuales tienen más de cien años y son símbolo de Colombia, por lo cual están protegidas por ley. Así que ojo con ellas.
Al final, ya para darte un premio, puedes parar en alguno de los lugares de comida del parque y tomarte una cervecita mientras te sientes orgulloso (o no) de tu estado físico.

¿Cómo llegar al Valle?
La mejor forma de llegar al Valle del Cocora es contratando un taxi o un bus de Pereira a Salento, un pueblito que queda a una hora en auto. Una vez allí puedes comprar un pasaje en los famosos Jeeps Willis que te llevarán hasta el camino principal del Valle por menos de dos dólares. Ese viaje dura unos treinta minutos y te recomendamos que lo hagas temprano en la mañana para evitar el gentío y los trancones que podrías encontrar si sales a medio día. En el lugar los caminos están muy bien señalizados y las vistas, te repetimos, son absolutamente increíbles.

¡No esperes más para tu próximo viaje!