Cultura, diversión y aventura esa es Santa Marta.

Esta ciudad es una de las más antiguas de toda Suramérica por lo que aquí vas a encontrarte rodeado de historia y de posibilidades culturales que no te van a aburrir. Ni qué decir de los paisajes que te saltarán a los ojos en cada esquina con una mezcla de playa y naturaleza salvaje.

Acá tienes un top cinco que hicimos en Viva Air de las actividades culturales que, por nada del mundo, te puedes perder.

1. Ciudad Perdida

Si eres colombiano o latinoamericano reconocerás esta locación. Muchos videos musicales, incluido el del mega éxito La Tierra del Olvido de Carlos Vives, fueron grabados acá. Es quizá el punto arqueológico y cultural más importante de Colombia (De la mano de San Agustín).

Ciudad Perdida se encuentra en las profundidades de la Sierra Nevada de Santa Marta, la espectacular cordillera montañosa que bordea la Costa Caribe y que salta a los ojos desde que vienes en el avión. Un dato extra: la Sierra Nevada es una de las cordilleras costeras más altas del mundo con una increíble altitud de 7.700 metros sobre el nivel del mar.

En medio de todo esto, de las extraordinarias selvas tropicales, se encuentran las ruinas de la antigua ciudad indígena conocida como Ciudad Perdida. Se cree que el antiguo poblado se fundó hace unos 1.300 años y es una de las atracciones más visitadas y populares de todo el país.

Es imposible llegar a Ciudad Perdida por carretera así que la única manera de acceder a ella es caminar unos 44 kilómetros. Pero créenos cuando te decimos que vale la pena. La caminata es relativamente difícil y necesita buen estado físico. Hay muchas empresas diferentes que ofrecen los recorridos de cuatro o seis días dependiendo las habilidades físicas del caminante.

La mayoría de los precios de los tours incluyen alojamiento y comidas, pero asegúrate de revisar el costo de todas las ofertas antes de decidirte por una. Un tour recomendable es Expotur, pero no te de pena pedir descuento y comparar hasta que finalmente te decidas por uno.

Aunque la caminata no es para los débiles, esta es una experiencia memorable y gratificante. Al paisaje y la increíble riqueza cultural se le unirá, al final, la satisfacción de un duro reto cumplido.

2. Quinta de San Pedro Alejandrino

La Quinta de San Pedro Alejandrino es una hacienda o finca española que fue construida en el siglo XVII y nombrada La Florida San Pedro Alejandrino, en memoria del mártir español Pedro Godoy. Hasta ahí, todo normal.

Lo que la hace realmente famosa es que la hacienda es el lugar en el que Simón Bolívar, libertador de América y considerado una de las figuras políticas más importantes de la historia de Latinoamérica, pasó sus últimos días. Por eso todos los presidentes de nuestro continente, en algún momento, han pasado por ahí a rendir homenaje al Libertador.

Ahora es un museo, un referente histórico fundamental para Santa Marta y una de sus principales atracciones. La casa está abierta para que los visitantes puedan ver el lugar en el que pasó sus últimos momentos y está rodeada de unos jardines asombrosos en los que, además, hay una estatua de Bolívar. Está su cama y el reloj que vio en sus últimas horas.

La hora de este está detenida justo en el momento en que murió. El museo está lleno de pinturas históricas traídas desde los países que liberó y de regalos donados por decenas de naciones que sienten eterna gratitud.

3. Catedral de Santa Marta

La Catedral de Santa Marta se encuentra en el corazón histórico de la ciudad, una zona a la que hay que ir sí o sí pues además de tener grandes monumentos culturales, es lugar para experimentar la gastronomía samaria. Se come buenísimo ahí.

Por sí misma, la Catedral es una pieza arquitectónica hermosa que fue construida después de la Guerra de la Independencia, a inicios del siglo XIX. Es famosa también por ser el lugar en el que reposan los restos del conquistador español Rodrigo de Bastidas que fundó Santa Marta en 1525.

En algunos momentos del año hay festivales culturales, de artesanías y gastronómicos cerca a la iglesia y no es difícil que coincidas con ellos. Los hacen con frecuencia. Este lugar, con su atmósfera cálida y entretenida, es el centro de una experiencia obligada si vas a Santa Marta. No te lo puedes perder, si por nada más, por la foto.

4. Taganga

Decir Taganga es decir pescado frito. Si eso es lo que quieres cuando vas a Santa Marta, entonces del aeropuerto sal en taxi para allá. Este es un pueblo tradicional de pescadores a solo 15 minutos en carro desde la ciudad, muy popular desde inicios de la década pasada (2000) cuando floreció en la zona un buen número de restaurantes, tiendas y bares.

Es muy recomendable para ver los productos locales y los pescados frescos que traen los samarios tras una pesca de madrugada. Algunos turistas lo consideran un poco pesado pero el paisaje circundante al Parque Nacional Tayrona hace que valga la pena la visita.

Hay muchas actividades para hacer en este pueblo idílico como escalar la montaña en bicicleta, nadar y bucear. En los últimos años se ha convertido en una zona muy popular para los buzos porque sus aguas tienen una diversidad asombrosa de vida marina y hay varias escuelas de buceo en la costa que te ofrecen experiencias de todo tipo, tanto si eres experto como si estás empezando en la inmersión.

Si no quieres ir en carro también puedes llegar en bote en un recorrido de una hora. Eso le suma adrenalina al paseo.

5. Museo del Oro Tairona

Colombia es mundialmente conocida por su oro precolombino. Además del increíble Museo del Oro de Bogotá, el Museo de Oro Tairona es un lugar en el que puedes ver una asombrosa colección de objetos que los indígenas de la zona hacían (y aún fabrican) con técnicas muy especiales de orfebrería.

El edificio fue utilizado en otra época como sede de gobierno y ahora ofrece toda una apuesta cultural de la herencia nativa y de la riqueza de las tradiciones del Magdalena. El lugar también es conocido como la Casa de la Aduana.

El Museo se divide en cuatro secciones temáticas que incluyen la galería prehispánica, la galería de la gente del Magdalena, la historia de la Casa de la Aduana y el Exploratorium. Está localizado en la parte norte del Parque Bolívar, su entrada es gratuita y la exhibición bilingüe.

Así que no saques excusas y llena de cultura tu viaje a Santa Marta que no todo puede ser playa, brisa y mar. Visitar estos lugares de interés, paisajes y atracciones turísticas, te garantizará una experiencia asombrosa en tu paseo pero recuerda que esto apenas es un abrebocas. Para obtener más información sobre estos lugares, incluidos sus horarios y precios, puedes visitar una oficina de turismo local.

Descubre lo mejor de Santa Marta