Una de las cosas más increíbles de visitar Santa Marta es la cantidad de cosas que puedes hacer y que son tan diferentes entre ellas. Créenos cuando te decimos que esta ciudad es, fácilmente, la que tiene los planes más diversos de Colombia gracias a su exótica ubicación y su maravillosa geografía.
Acá hay para los tranquilos y para los aventureros, para los jóvenes y los veteranos, para los solteros y para los casados. Hay deportes acuáticos, senderismo, vida nocturna y fiestas en la playa. La lista parece interminable y nosotros nos hemos puesto en la tarea de mostrarte cinco parches que son, literalmente, imperdibles.

1. Playa Blanca


Fuente: DCU group when in Santa Marta

Playa Blanca es quizá uno de los sitios más famosos de Santa Marta. Es tranquilo pero muy entretenido así que para las familias con niños y adolescentes es perfecto. Está lleno de actividades al aire libre.
Para llegar a Playa Blanca debes hacer un viaje en barco de 15 minutos hasta una apartada zona rodeada de bosques tropicales. El solo trayecto es ya toda una aventura así que asegúrate de llevar tu mejor cámara (¡ojo con el celular que el barquito brinca!) Es ideal para los que quieren divertirse y compartir una experiencia caribeña con amigos porque puedes hacer jet ski, snorkel y canopi. Un combo completo.

Además de las actividades acuáticas y el senderismo, puedes pasar tiempo relajándote en la playa mientras te tomas unas politas y comes un buen ceviche. Los vendedores ambulantes con comida y bebida pasan frecuentemente por el lugar así que no debes preocuparte porque los snacks y los cocteles vienen hasta ti y te mantienen hidratado. También hay varios restaurantes que sirven pescado fresco, así como platos con carne, ensalada, arroz y papas fritas. Perfección absoluta.

2. Discotecas y bares

En Santa Marta se rumbea hasta las primeras horas de la mañana, así que hay de dónde escoger. Hay una gran cantidad de discotecas y bares nocturnos y no hay una zona específica. En cada barrio hay un lugar en el que la fiesta se prende después de las ocho de la noche. Sin embargo, el Parque de los Novios, tiene buenos sitios que se destacan. Taganga es otra parte de Santa Marta que está llena bares y de turistas y locales durante los fines de semana. Te recomendamos estos nombres para que te los memorices: Charlies bar, Oh la la La Puerta y Bonanza Bar. Ahí la rumba es cosa seria.

3. Restaurantes

La cultura gastronómica es fundamental en Santa Marta. Sus platos de pescados frescos se ofrecen en restaurantes a lo largo y ancho de la ciudad y sentarse alrededor de una mesa con amigos para disfrutar de un almuerzo es una gran manera de vivir las vacaciones en esta ciudad.
De nuevo, la zona más apetecida es el Parque de los Novios en la que verás gente todo el tiempo disfrutando y bebiendo en una actitud típica costeña. Los platos locales son una experiencia que no te puedes perder como las carimañolas, las arepas de huevo o el pescado frito. Si deseas puedes encontrar más acerca de comidas en la sección de alimentos que Viva Air preparó para ti.

4. Cascadas

Fuente: https://www.instagram.com/p/BXUD6ruDq_8/

En medio del Parque Nacional Tayrona están las cascadas de la Quebrada Valencia, una verdadera joya escondida del Magdalena colombiano. Una corta caminata desde el poblado principal del Parque será recompensada con una vista que parece de sueño y una impresionante caída de agua. Te advertimos que lleves celular y alista tus perfiles de redes sociales porque las fotos que salen de este sitio son de no creer.

La cascada cristalina, además, forma piscinas naturales en la parte inferior y puedes nadar en ese lugar hermoso mientras sientes cómo baja la temperatura de un día con el sol en lo más alto y una caminata fuerte. Es una parada obligada entre aquellos que buscan algo diferente para hacer en Santa Marta.

5. Fiesta en la playa

Santa Marta tiene algunas de las mejores playas del caribe colombiano. Así que no es raro que, además de ser lugar para obtener un buen bronceado, se hagan allí fiestas con mucha frecuencia.
Particularmente las playas de El Rodadero tienen un ambiente muy animado por las noches y las rumbas van fácilmente hasta las primeras horas de la mañana.
Puedes ver grupos de familias y amigos que se sientan alrededor de una fogata y cuentan historias mientras ven el atardecer y escuchan música y bailan.
Pasar una noche en las playas de El Rodadero seguramente te acercará al ambiente local mientras conoces otros turistas. Te recomendamos que le des una oportunidad a los músicos locales, casi siempre dispuestos a cantar vallenatos por un muy buen precio. Aunque te advertimos que si escuchas más de tres canciones no habrá forma de parar hasta que salga el sol.
Esta es sin duda una experiencia para aquellos que quieren relacionarse con los samarios de verdad, sin ningún tipo de impostura y totalmente auténticos.

¡No esperes más para tu próximo viaje!