La presencia de playa y montaña es la mezcla que hace famosa a Santa Marta. Los turistas extranjeros, cuando llegan a ella, no pueden creer lo maravilloso que resulta la unión de una geografía en la que los paisajes más selváticos florecen justo al lado de playas blancas con aguas cristalinas. Es un paraíso.

Con una vista tan impresionante, no es de extrañar que exista una serie de oportunidades para que la gente se acerque a la naturaleza y por eso los viajes a este lugar resultan tan sorprendentes. Puedes hacer senderismo por los bosques, nadar en medio de los animalitos marinos o simplemente descansar en las playas con una cervecita y un ceviche típico de los vendedores ambulantes. ¿No te estás antojando ya?

Acá te hemos ahorrado el proceso de preguntar por recomendaciones y hemos hecho una lista de las mejores actividades para que experimentes la vida natural de Santa Marta.

1. El parque Nacional Tayrona

No existe una persona en el mundo que haya ido a Santa Marta y no quede extasiada con el Parque Nacional Tayrona, un destino obligado para aquellos interesados en la naturaleza y la vida silvestre. Con más de cien especies de mamíferos, se encuentra localizado a una hora de la ciudad y se extiende a lo largo de un buen trecho de costa colombiana. Puedes ir hasta el lugar en auto o en autobús y, si vas desde el centro de la ciudad, no te demorarás más de 40 minutos en llegar. Es un paseo corto, entretenido e imperdible. La fiesta y la diversión arranca desde que te subes al carro.

El lugar fue convertido en parque nacional en 1969 con la intención de proteger y promover la ecología y la arqueología de la zona que la tribu indígena Tayrona llama su hogar. Por eso, porque para los indígenas es su hogar, no es raro verlos caminar a tu lado cuando estés allí.
Una vez llegas a la entrada te encuentras con una caminata de entre 45 y 90 minutos hasta el corazón del parque. Nunca, en ningún momento, dejarás de sorprenderte.
Puedes dormir en el Parque. Durante el trecho verás un par de pequeños pueblos que ofrecen restaurantes y alojamiento así que hay varias opciones de hoteles en el Tayrona. El lugar más popular e icónico para alojarse es en Cabo San Juan, ubicado en el lado oeste del parque, lo que te brinda hermosas vistas de las playas y del mar cristalino. También puedes alquilar hamacas para colgar en las cabañas cerca a la playa, aunque te advertimos que, seguramente, tendrán muchos visitantes en la temporada alta que va de diciembre a enero. Así que reserva con tiempo.

Por supuesto, en semejante paraíso, también hay hoteles más formales alrededor del Parque, muchos otros en medio de la naturaleza y otros cerca a la playa. Las opciones son abundantes y, te repetimos, para estos también se aconseja reservar con anticipación porque se llenan rápidamente.
Cuando estés en el parque puedes disfrutar de muchas actividades al aire libre entre las que están el senderismo, el snorkel y la natación. Algunas de las playas en el Parque no están habilitadas para nadar, debido a sus fuertes corrientes, así que asegúrate de encontrar un lugar seguro para hacerlo.

Si estás más interesado en el senderismo, por la selva hay dos caminos principales que puedes tomar. El más corto es una caminata de dos horas por El Pueblito. La otra, alrededor del parque, se llama El Nueve Piedras. Así que lleva tenis cómodos y un buen ánimo que este es el parche principal si vas a Santa Marta.

2. Paseo El Camellón

El Camellón es un hermoso paseo marítimo a lo largo de la costa caribe. Es un gran lugar para ir a probar la cocina típica del lugar pues puedes ver, mientras caminas, las típicas tienditas de comida local que ofrecen las delicias costeñas más increíbles con una cerveza a precio razonable.

Pero si no quieres alcohol, el mango recién cortado o la limonada bien helada son dos opciones refrescantes para elegir entre las ofertas. Hay de todo. Es posible que la playa está llena de samarios que disfrutan nadar en el mar y se relajan en el lugar. Escuchan música y bailan. No te de pena, te les puedes unir.

El mejor momento para visitar El Camellón es en la noche para que puedas ver la hermosa puesta del sol en el horizonte. Siéntate en la playa o en un bar en el paseo marítimo y podrás ver los increíbles colores que se desvanecen en el cielo como en una pintura que se crea exclusivamente para ti. Si vas a pedir matrimonio, este es el momento indicado, no hay que pensarlo mucho. ;).

3. Minca

Minca es menos conocido que el Tayrona, pero es igual de asombroso. Es un pequeño pueblo ubicado en la Sierra Nevada de Santa Marta y es un lugar perfecto para aquellos que buscan tranquilidad después de practicar el senderismo, el ciclismo de montaña y otras actividades al aire libre.

Si estás de mochilero, este es el lugar. Es muy popular entre backpackers de todo el mundo que también buscan un espacio fuera de lo común para explorar mientras están rodeados de naturaleza.

Además, como Minca es famosa por su café orgánico, cultivado en el lugar, los cafetales de la finca La Victoria son unos de los principales atractivos. Los Pinos, el centro de memoria de la Sierra Nevada y la cascada Marinka son otras de las atracciones que puedes visitar sí te quedas un par de días en la zona.

4. La Reserva natural El Dorado

En la ladera norte de la Sierra Nevada de Santa Marta se encuentra la Reserva natural El Dorado, otra atracción popular de esta parte de Santa Marta. Para hacer senderismo, avistar aves y tomar fotos, es ideal. Alista tu cámara y una buena gorra, que el sol es bravo en este lugar.

Hay seis senderos a través de la reserva que tienen diferentes niveles de dificultad para aquellos que quieran ver aves. Dentro de la reserva hay más de 40 especies de aves migratorias que están protegidas, así como los bosques tropicales de esta parte subandina de Colombia.

5. El Acuario

Si para ver aves tienes El Dorado, para ver peces tienes El Acuario, un increíble espacio ubicado en El Rodadero en el que puedes observar más de 250 especies del mar caribe. Sería un pecado no ir. Si tienes niños pequeños te aseguramos que será una visita que recordarán toda su vida porque pueden observar tiburones, tortugas, delfines y caballitos de mar, entre muchas otras especies.

El tour alrededor de El Acuario te puede tomar cerca de 45 minutos y es una increíble forma de pasar tu tarde fuera del sol y en un ambiente con aire acondicionado, descansando un poco del bullicio de las playas.

Como te lo prometimos, las opciones en Santa Marta son enormes. Visitar esta ciudad es como ir a varios lugares distantes al mismo tiempo. Su geografía la hace única y muy especial porque te permite estar en la playa y tener la oportunidad de estar muy cerca de la naturaleza selvática. Hay muchos planes y programas para escapar en medio de la tranquilidad ya sea en el mar o en la selva tropical que rodea la ciudad, así que organiza tu lista de cosas y empieza a organizar tu viaje.

¡No esperes más para tu próximo viaje!